La periodista y activista mexicana en 2005 dio a conocer una «red de pederastas» encabezada por los empresarios Jean Succar Kuri, Kamel Nacif y el exgobernador priista de Puebla, Mario Marin 

Lydia Cacho, periodista  que publicó en 2005 el libro Los demonios del edén, en el que denunciaba la existencia de una red de explotación sexual infantil en la que estaban involucrados empresarios y políticos mexicanos.

«En cuanto empecé a profundizar en la investigación, vi que se trataba de algo grande, que se trataba de una red de explotación sexual infantil», le dijo Cacho a BBC Mundo en una entrevista en 2015.

En el libro, Cacho menciona a los empresarios Jean Succar Kuri y Kamel Nacif como responsables de esa red. 

Meses después de la publicación de su libro, en diciembre de ese año, Cacho fue detenida en Cancún, donde residía, por agentes de la Fiscalía de Puebla bajo acusaciones de difamación y calumnia. La demanda había sido interpuesta por Nacif.

Fueron veinte horas de tortura en un viaje de 1.500 kilómetros en cinco estados de la República mexicana durante toda la noche y un día completos, rodeada con cinco judiciales armados, que me ponían el arma en la cabeza, proferían amenazas de muerte constantes, control de alimentos, en síntesis, tortura psicológica

 

«Llevo 14 años buscando justicia por haber sido torturada por este cómplice de redes de #PornografíaInfantil», publicó el miércoles en su cuenta de Twitter la periodista y activista mexicana Lydia Cacho.

La publicación se refiere a la detención del exgobernador del estado de Puebla Mario Marín, quien era buscado desde hacía casi dos años por acusaciones de haber ordenado la detención ilegal y tortura de Cacho en 2005.

(Con información de BBC News)