El tiempo promedio mundial de viajes al trabajo es de 76 minutos al día, es decir, alrededor de 300 horas al año: más de 10% del tiempo total de actividad laboral.


La llegada de las vacaciones de Semana Santa a la Ciudad de México saca de circulación a millones de capitalinos que viajan a diferentes destinos para descansar y divertirse con sus familias. Para quienes se quedan, ver cómo hasta las vialidades más congestionadas fluyen sin problema a cualquier hora del día parece un milagro, pero es sólo un espejismo que dura apenas unos días: con el regreso de la actividad, vuelve también el tránsito y el eterno tormento de los trayectos matutinos a los centros de trabajo.

A nivel mundial, el tiempo promedio de traslado al trabajo y de regreso a casa es de 76 minutos diarios, cifra que equivale a 300 horas al año: más de 10% del tiempo total de actividad laboral de los empleados. Lejos de mejorar, los cálculos prevén que en los próximos años este tiempo se incremente, lo que explicaría por qué para muchos de ellos el trayecto matutino constituye la peor parte de su día, comenta Michele Lima, Directora de Recursos Humanos de Sodexo Beneficios e Incentivos México:

“Un traslado desagradable por la mañana genera estrés en el lugar de trabajo, lo que puede tener enormes consecuencias sobre la eficiencia y la concentración, reducir la interacción con los colegas y, por supuesto, causar problemas de salud como dolores de cabeza, trastornos del sueño y problemas cardiovasculares y del sistema músculo-esquelético. La suma de todos estos factores puede potenciar la desmotivación de los colaboradores”, explica.

La forma en que los colaboradores se trasladan a su empleo y la duración de sus desplazamientos influye en sus sentimientos hacia el trabajo, en cómo se comportarán y cuánto rendirán, así como en la probabilidad de que permanezcan en una organización o la dejen, lo que hace de los traslados un tema clave en la competencia por el talento humano, asegura Lima que

“Las organizaciones pueden desempeñar un factor clave al fomentar nuevas prácticas. Las compañías a la vanguardia buscan alternativas al lugar de trabajo tradicional. Hoy en día, la flexibilidad respecto de la hora de llegada ha demostrado ser muy eficiente y mejora claramente el equilibrio entre la vida laboral y la privada. Igualmente, la presencia física de algunos colaboradores ya no es necesaria: laborar desde casa o desde un lugar de trabajo compartido cercano al hogar son buenas maneras de evitar desplazamientos”.

Aunque en lugares como la CDMX esta última tendencia apenas comienza a ganar terreno, estudios del Instituto para la Calidad de Vida de Sodexo señalan que, a nivel global, existen 3 mil 100 espacios de co-working y que para 2020, a consecuencia del aumento de trabajadores por proyecto o freelance, se estima que la cifra ascienda a 12 mil.

Hasta no hace mucho tiempo, las opciones de traslado al trabajo eran limitadas: coches particulares o transporte público. Hoy, las soluciones multimodales son una realidad, pues se puede comenzar el trayecto en auto y terminarlo en bicicleta. El reto del traslado al trabajo implica contemplar alternativas personalizadas, versátiles y flexibles, que contribuyan a mejorar la calidad de vida de los empleados y su rendimiento al interior de las organizaciones.

Sodexo, fundado en 1966 por Pierre Bellon, Sodexo especialista mundial en servicios que mejoran la Calidad de Vida, un factor esencial en el desempeño diario de las organizaciones y las personas. Presente en 80 países, da servicio a 75 millones de consumidores cada día a través de su exclusiva combinación de servicios On-site y servicios de Beneficios e Incentivos.

En México, Sodexo Beneficios e Incentivos inicio operaciones en 1981 y actualmente está formada por un equipo de 300 colaboradores.

Cifras Globales (hasta el 31 de agosto de 2016)

20.2 billones de euros en ventas

425,000 empleados

19no. empleador a nivel mundial

80 países

75 millones de consumidores atendidos diariamente