“Sabemos que 80% de los momentos claves en la vida pasarán a los 35 años”,  Meg Jay, psicóloga clínica y escritora estadounidense. 


Las personas comúnmente piensan que las decisiones y actividades que eligen vivir a sus 20s no son trascendentales. El estereotipo de que a los veinte años y tantos más se puede esperar para alcanzar el desarrollo adulto y continuar así con otra etapa de la adolescencia, ha trivializado lo que es en realidad la década más definitoria de la edad adulta.

Meg Jay, psicóloga clínica especialista en el desarrollo adulto, demuestra con base en una investigación científica y su experiencia clínica, que los años veinte ofrecen oportunidades inigualables para el crecimiento, una mejor toma de decisiones reducirán significativamente el estrés por empezar una carrera, elegir una pareja y tener hijos a los 30s.

Se ha llegado a creer que los 20s son para pensar acerca de lo que quieres hacer y los 30 años son para conseguirlo pasando así a la vida real. Pero hay una gran diferencia entre tener una vida a los 30s y comenzar una vida en los 30s”.

En su libro titulado La década definitoria. Porque tus veintes importan y como sacarles mejor provecho, Jay asegura que esta edad es el período para educar el cuerpo y las elecciones, cada decisión en este espacio de tiempo puede determinar el futuro:

  • Los primeros 10 años de una carrera tienen un impacto exponencial sobre la cantidad de dinero que ganarás.
  • El cerebro termina su segunda y última etapa de crecimiento en los 20s y se reprograma para la adultez, por lo que es uno de los últimos momentos que se puede cambiar fácilmente la personalidad.
  • La fertilidad femenina llega a su tope a los 28, y las cosas se vuelven complicadas a los 35.

La autora propone un cambio de percepción, los treintas no son los nuevos 20s, consigan capital de identidad, usen sus vínculos débiles, elijan a su familia. Que quiere decir con esto, primero, conseguir capital de identidad se refiere a hacer algo que agregue valor a su persona y que pueda ser utilizado para avanzar en su educación, trabajo o logros específicos, es decir, algo que sea una inversión en lo que quieren ser para después poder ofrecerlo.

Usar los vínculos débiles tiene que ver con explorar más allá del circulo de familia y amigos cercanos. Las personas en sus veintes hacen lazos con individuos con pensamientos afines, por lo que limitan sus opciones en cuanto a quién conocen, qué conocen, cómo piensan, cómo hablan, y dónde trabajan. La clave para encontrar a una nueva persona con quien salir o tener una mejor oferta de trabajo viene de los contactos que las personas ven ocasionalmente, se llaman vínculos débiles a los amigos de amigos de sus amigos.

Finalmente, elegir a la familia no sugiere que los veintes sean la mejor edad para sentar cabeza y formalizar pero si, para elegir relaciones afectivas más sanas. “Ya sé que mi novio(a) no es bueno para mí, pero esta relación no cuenta. Solo estoy matando tiempo”.

Es importante recordar que pronto elegirán a su familia, las relaciones son ensayos para establecer con quién y qué es lo que quieren. Decidir quien será su familia debe ser una elección consciente en lugar de solo hacerlo funcionar o matar tiempo con quien sea que los elija a ustedes.

Jay insta a los jóvenes que viven está década a  explorar opciones, arriesgarse, desarrollar habilidades, crear y redireccionar objetivos, hacer cambios en la personalidad. No tienen que esperar a los 30s el momento es ahora.

 

Datos del libro:

The Defining Decade: Why Your Twenties Matter and How to Make the Most of Them Now

Autor: Jay, Meg

Editorial: Twelve

241 pp.