“Algunas personas llegan frágiles a este mundo. Como frutas tiernas, se lastiman más fácilmente, lloran con más frecuencia y se vuelven tristes desde jóvenes“, esta es la frase que mejor describe el objetivo que tuvo Regina Brett, para escribir el libro Dios nunca parpadea.

Como una contribución por su experiencia y lo difícil que es padecer depresión, en esta obra, la autora relata que le tomó cuarenta años descubrir la felicidad y aferrarse a ella. “Sentía que al momento de mi nacimiento, Dios había parpadeado. El instante había pasado inadvertido para Él y jamás supo que yo había llegado”, escribe.

Narra que al cumplir 45 años y después de vencer al cáncer, decidió escribir y publicar las 50 lecciones que la ayudaron a mejorar su bienestar, así como la perspectiva de su entorno. “Estas lecciones son los regalos de la vida para mí, y los míos para ti”.

Este libro plantea 50 aspectos que ayudarán a las personas que fácilmente se deprimen, pero también a todas aquellas que buscamos ser mejores seres humanos con nosotros mismos y quienes nos rodean.

Las 50 lecciones que describe en el libro y no te debes perder son:

Lección 1. La vida no es justa, pero de todas maneras es buena.

Lección 2. Puedes enojarte con Dios. Él lo resiste.

Lección 3. El paso del tiempo cura casi todo. Dale tiempo al tiempo.

Lección 4. Cuando te sientas vacilante, sólo da el siguiente paso.

Lección 5. La vida es demasiado corta como para perder el tiempo odiando.

Lección 6. No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace.

Lección 7. Paga tus tarjetas de crédito cada mes.

Lección 8. No necesitas ganar cada discusión. Puedes acordar desacordar.

Lección 9. Llora en compañía. Sana más que llorar en soledad.

Lección 10. El órgano sexual más importante es el cerebro.

Lección 11. Dios nunca nos pone más peso del que podemos cargar.

Lección 12. Haz las paces con tu pasado para que no te eche a perder el presente.

Lección 13. Permite que tus hijos te vean llorar.

Lección 14. No compares tu vida con la de otros, pues no sabes en qué consiste su propio viaje.

Lección 15. Si una relación debe mantenerse en secreto, aléjate de ella.

Lección 16. Todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Pero no te preocupes, Dios nunca

parpadea.

Lección 17. La vida es demasiado corta para la autocompasión. Ocúpate en vivir o en morir.

Lección 18. Puedes sobrevivir a todo lo que la vida ponga a tu paso, si te mantienes en el

presente.

Lección 19. Un escritor es alguien que escribe. Si quieres ser un escritor, escribe.

Lección 20. Nunca es demasiado tarde para tener una infancia feliz. Pero la segunda depende de

ti y de nadie más.

Lección 21. Cuando se trata de perseguir lo que amas en la vida, no aceptes el “no”.

Lección 22. Enciende las velas, usa sábanas lindas, ponte la ropa interior elegante. No dejes

nada para una ocasión especial. Hoy es un día suficientemente especial.

Lección 23. Prepara las cosas muy bien; después, déjate fluir.

Lección 24. Sé excéntrico ahora. No tienes que llegar a la vejez para vestirte de morado.

Lección 25. Apenas recibas tu primer mes de sueldo, empieza a ahorrar el 10 por ciento para tu

retiro.

Lección 26. Nadie más está a cargo de tu felicidad. Tú eres el director de tu alegría.

Lección 27. Dimensiona todas las catástrofes con estas palabras: “¿En cinco años tendrá esto

alguna importancia?”

Lección 28. Siempre elige la vida.

Lección 29. Perdona.

Lección 30. Lo que los demás piensen de ti no es de tu incumbencia.

Lección 31. No importa lo buena o lo mala que sea una situación…cambiará.

Lección 32. Tu trabajo no te atenderá cuando estés enfermo, pero tus amigos sí. Mantente en

contacto con ellos.

Lección 33. Cree en los milagros.

Lección 34. Dios te ama por lo que Él es, no por algo que hayas hecho o dejado de hacer.

Lección 35. Lo que no mata, fortalece.

Lección 36. Morir joven sólo es romántico en las películas.

Lección 37. Tus hijos sólo tienen una niñez. Hazla memorable.

Lección 38. Lee los Salmos. No importa cuál sea tu religión, abarcan toda emoción humana.

Lección 39. Sal todos los días. Los milagros quieren ser descubiertos.

Lección 40. Deja de comparar tu vida con la de los demás.

Lección 41. No seas un testigo de la vida. Da la cara y sácale todo el provecho ahora.

Lección 42. Deshazte de todo aquello que no sea útil, hermoso o alegre.

Lección 43. Al final, lo que realmente importa es que hayas amado.

Lección 44. La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que realmente necesitas.

Lección 45. Lo mejor está aún por venir.

Lección 46. Sin importar cómo te sientas, levántate, vístete y preséntate a la vida.

Lección 47. Respirar tranquiliza la mente.

Lección 48. Si no pides, no obtienes.

Lección 49. Cede.

Lección 50. Aunque no tenga moño, la vida es un regalo.

“Me encantaría saber que estas lecciones de vida te han ayudado”, Regina Brett.