Hoy la data se ha vuelto indispensable en nuestra toma de decisiones y, en conjunto con las nuevas plataforma digitales y el internet, se ha vuelto crucial para mantener la comunicación durante la pandemia, principalmente en la relación industria-médico-paciente, comenta Esther Luiselli, directora de Asesores en Prensa y Comunicación (APC).

Según cifras del Instituto Federal de Telecomunicaciones, en 2019 el internet fue la TIC más usada a nivel nacional, ya que 66 de cada 100 personas de seis años en adelante, la utilizan[1]. El informe Broadband Insights de OpenVault, señala que durante los primeros tres meses de 2020 el consumo medio de banda ancha alcanzó los 402,5 GB que, comparado con los 273,5 GB del año pasado, representó un aumento de casi 47 por ciento.[2]

Actualmente 4,570 millones de personas usan Internet en todo el mundo, lo que equivale al 60% de la población mundial.[3]

Las personas han adaptado a los medios digitales como principal medio de información. En el caso de los pacientes han optado por la comunicación digital para seguir con sus tratamientos desde un lugar seguro y fuera de contagios; y los médicos se han volcado hacia las nuevas plataformas para realizar diagnósticos, tratamientos y seguimientos de sus pacientes sin perder la calidad y calidez humana.

La pandemia actual cambió nuestra forma de vida, y estos cambios llegaron para quedarse. En el caso de la industria farmacéutica la digitalización de sus procesos ha logrado mantener la cercanía con la comunidad médica en tiempos del confinamiento actual.

“Sabemos que los medios digitales son y serán la última milla de conexión efectiva entre médicos y pacientes, por eso en APC nos preparamos y actualizamos para acompañar a las personas en este proceso de aprendizaje y adaptabilidad de las nuevas tecnologías”, señala.

En el entorno actual, la publicidad farmacéutica merece un reconocimiento por la importante labor social que realiza en pro de la salud y calidad de vida de nuestra sociedad, y hoy más que nunca trabaja de la mano con los profesionales de la salud que se han convertido en los héroes que están en la primera línea de batalla para enfrentar la crisis sanitaria que vive el mundo, concluye Luiselli.