A México se le ha considerado uno de los países más corruptos del planeta con base en datos estadísticos confiables que reflejan tanto las conductas corruptas de algunos mexicanos como las opiniones de los ciudadanos mexicanos al respecto.

¡Los mexicanos hemos hecho de la corrupción un mal hábito! Pero eso tampoco quiere decir que todos los
mexicanos seamos corruptos. Lo que reflejan esos datos y esas opiniones es que hay muchas personas que ejercen o ceden a la corrupción debido a sus intereses o necesidades particulares.

Las instituciones administrativas públicas, los tribunales judiciales, las agencias del Ministerio Público, los centros de reclusión están saturados de solicitudes de intervención para resolver problemas sociales cuyo origen se encuentra en la inapropiada conducta de los ciudadanos.

La convivencia con otros es necesaria para el bienestar y para la salud de las personas; sin embargo la convivencia a veces es difícil debido a las diferencias de creencias, cultura, raza, económicas, edad, preferencias sexuales, entre muchas otras.

Con esta finalidad de educar integralmente al ciudadano mexicano fue creado el programa de educación en línea Dei-Mente cuyo primer producto lleva el nombre “Código de Conducta”.

Durante cuarenta horas las cuales los usuarios administran a su conveniencia se les capacita en siete temas de interés general: cultura cívica, medio ambiente, anticorrupción, sexualidad, inteligencia emocional, legalidad y ética. El valor agregado de este programa educativo en línea consiste en dos aspectos.

El primero, la información académica de cada tema va acompañada de técnicas pedagógicas dirigidas a mejorar la comprensión lectora del usuario, estas
estrategias lectoras enseñan al lector a leer mejor, a comprender a profundidad lo que lee, a reflexionar sobre lo que lee y, en consecuencia, a elevar su autoestima académica desarrollando un gusto por la lectura y por el tema que se le está transmitiendo incitándolo a seguir
investigando.

Comenzando por Cultura Cívica con textos sencillos y amenos, se le va llevando al
usuario gradualmente a textos más elaborados hasta prepararlo para leer a los exponentes de la filosofía clásica y moderna con el objetivo de enseñarle las diferentes concepciones de la Ética.

El segundo valor agregado de “Código de Conducta” es el arte. Tan importante es la estimulación del intelecto como también lo es la estimulación del cerebro emocional.

El arte es el lenguaje del subconsciente razón por la cual se crearon más de treinta audiovisuales con diversas expresiones artísticas.

Cada uno de los siete temas antes mencionados está compuesto por textos académicos, estrategias lectoras de comprensión y arte visual de tal manera que el mensaje para transmitir los valores de respeto, gratitud, honestidad, dignidad, ecuanimidad, responsabilidad y compromiso están dirigidos a los dos hemisferios cerebrales impactando la
razón y el dominio afectivo del usuario.

De esta manera se pretende que el usuario modifique positivamente su conducta en
sociedad por estar convencido que actuar con apego a los valores aprehendidos es lo correcto provocando así su madurez conductual en lugar de mantenerse en el estado infantil del premio-castigo.

La amenaza de ser castigado con la pérdida del empleo, la pérdida de una cantidad
económica por el pago de una multa, incluso, la pérdida de la libertad, perpetúa el círculo vicioso del juego de policías y ladrones donde quienes más pierden en una sociedad en la que impera la impunidad son los ciudadanos.

En efecto, “Código de Conducta” se inscribe dentro del marco de prevención del delito. Atender el problema de la corrupción desde su origen, la educación. La educación integral, enseñando primero a leer bien, a comprender lo que se lee; posteriormente, reconocer que la persona forma parte de un todo y que los actos de la persona afectan a ese todo; permitirle a la persona aprender a identificar y manejar adecuadamente sus impulsos sexuales y emocionales, para
entonces explicarle la importancia de la norma concluyendo con la enseñanza de la
corresponsabilidad.

En la creación de este programa educativo en línea participaron expertos, académicos, artistas, guionistas, músicos, psicólogos, pedagogos, ingenieros en sistemas y abogados.

Es la nueva versión de Lectura Inteligente, software educativo con más de veinte años de exitosa experiencia en el sector educativo (UNAM, UP, Libre de Derecho, Universidad Anáhuac, Harvard,
entre varias más).

La entrada en vigor del T-MEC incorpora un capítulo específico al tema de anticorrupción.

Prevenir y combatir la corrupción es una obligación nacional e internacional. Las empresas necesitan imperativamente implementar una Política Interna Integral Anticorrupción destinada a garantizar al máximo las mejores prácticas comerciales basadas en la ética empresarial para lo cual deben capacitar a su personal. Dei-Mente, a través de “Código de Conducta” es una excelente herramienta para las instituciones académicas, empresariales y gubernamentales comprometidas a promover estándares éticos entre sus trabajadores y proveedores.

En materia anticorrupción el mandato nacional e internacional es rotundo: Ninguna tolerancia a la corrupción.

Para más información