Si planea visitar la capital colombiana en los próximos días, no deje de ser parte de una de las experiencias más representativas de la ciudad: la ciclovía.

Alrededor de dos millones de personas se reúnen los domingos y los días feriados en los cerca de 400 kilómetros de ciclorutas señalizadas, que se conectan entre sí y que cubren todos los sectores de la ciudad. Este evento semanal ha sido diseñado para la circulación de bicicletas, tránsito peatonal, patinadores, corredores y familias que deseen caminar en compañía de sus hijos, amigos y, por supuesto, sus mascotas.

Por más de 40 años, atletas y deportistas, ciclistas y patinadores, y personas con sus familias y mascotas, han disfrutado de este espacio típico de la capital colombiana.

De 7 de la mañana a 2 de la tarde, los bogotanos y los turistas que salen a las calles se encuentran con pequeños talleres para bicicletas, módulos para los vendedores de comida y bebidas refrescantes, tiendas de accesorios y alimentos para mascotas, carpas recreativas en donde se pueden hacer aeróbicos y estaciones de hidratación. La ciclovía, además de seguridad, ofrece un ambiente tranquilo en el que los citaditos olvidan el tráfico y el caos de la semana, para sumirse en la tranquilidad y la satisfacción que proporcionan las actividades físicas.

Este espacio nació inicialmente en 1974, pero solo llegó a convertirse en una realidad en 1995 cuando su manejo fue asumido por el Instituto Distrital de Recreación y Deporte -IDRD-. Desde entonces, la ciclovía se ha venido estructurando y mejorando, hasta llegar a convertirse en lo que conocemos hoy por hoy: una de las actividades propias de los bogotanos.

Con el pasar de los años, su auge la ha llevado a ser modelo para otros destinos turísticos alrededor del mundo. Muchos afirman, por ejemplo, que esta iniciativa inspiró las calles de verano que hoy en día se realizan en la ciudad de Nueva York. En Colombia, el modelo fue adoptado en Medellín, Barranquilla, Cali, Ibagué y Popayán.

Y ha sido gracias a esa fama, que en 1999 desarrolló la primer ciclovía nocturna que contó con la participación de más de tres millones de personas. Desde entonces, es común que esta actividad se realice durante el mes de diciembre, y sirva como canal para que las personas puedan disfrutar del alumbrado navideño que ofrece Bogotá. Es importante resaltar que en su desarrollo, usualmente, se ofrecen conciertos, obras de teatro y otras muestras artísticas que permiten conectar el deporte con la tradición cultural de la ciudad colombiana.

Las cifras hablan por sí solas

El más reciente estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, que analizó 56 ciudades de la región, mostró que la capital colombiana tiene la mejor infraestructura en toda la región, por lo que es la mejor ciudad de América Latina para los ciclistas.

“De los 2.513 kilómetros de ciclorrutas que hay en el continente, Bogotá tiene 392, lo que la convierte en la ciudad con la mayor cantidad de vías para el tránsito de ciclistas. La capital de Colombia supera a ciudades como San Pablo (271) y Buenos Aires (130); y es el lugar donde más personas se desplazan en bicicleta diariamente, pues se realizan alrededor de 611.000 viajes, mientras que en Santiago de Chile se hacen 510.000 y en Ciudad de México 433”, afirmó el estudio.

Si planea rodar por las calles de Bogotá, no olvide seguir la cuenta de Twitter @CicloviaBogota en donde podrá enterarse de las últimas noticias y las actividades que se están desarrollando cerca a usted.