México enfrenta una fuerte sequía en el 80% del territorio nacional, como consecuencia del cambio climático. 

El agua es un recurso indispensable para la vida, sin embargo, el cambio climático ha trastornado el ciclo del agua, cambiando cuándo, dónde y cuánta agua caerá con las lluvias. Eso ha provocado que este valioso recurso se encuentre amenazado en México y debido a las sequías, que actualmente abarcan el 80% del territorio nacional, nos encontremos cada vez más cerca del Día Cero en el país. 

En cifras, 844 millones de personas en el planeta carecen de acceso básico al agua potable, lo que significa más de una de cada diez personas en el planeta. Para The Climate Reality Project el cambio climático ha provocado que la planificación de la gestión del agua sea mucho más desafiante, y a pesar de que en 1993 la Organización de las Naciones Unidas declaró el 22 de marzo como el Día Mundial del Agua para concientizar a la población sobre la crisis mundial y la urgencia de adoptar medidas necesarias para garantizar su disponibilidad, la crisis en México se ha agravado. Muestra de ello es que la Comisión Nacional del Agua calculó que en 2020, las áreas con sequía moderada en el país eran del 55.04% y el 23.38% se encontraba en condiciones anormalmente secas, por lo que sólo 21.58% del país se encontraba libre de sequía.

De acuerdo con el Informe de la ONU-Agua, el calentamiento global impacta en la disponibilidad del líquido y calcula que con cada grado de aumento en la temperatura, aproximadamente un 7% de la población mundial queda expuesta a una disminución del 20% de los recursos hídricos. De seguir así, para 2050, al menos 1 de cada 4 personas vivirá en un país afectado por escasez crónica o recurrente de agua potable.

Esto no sólo implica que faltará el agua para beber o asearnos, sino que habrá escasez de alimentos pues, el agua es indispensable para cultivar vegetales, frutas y alimentar ganado. Asimismo, se necesita agua para producir objetos básicos y usados en la vida diaria como: automóviles, smartphones, muebles, libros, productos electrónicos, edificios, joyas, juguetes e inclusive energía eléctrica. Esta agua, que a menudo pasa desapercibida, es tan necesaria como el agua que bebes.

Para evitar el Día Cero (momento en que el suministro de agua comienza a ser racionado, como ya sucede en algunas alcaldías de la CDMX y municipios del Estado de México), The Climate Reality Project te propone algunas formas de cuidar el líquido vital:

  • Planta árboles y cuida los ecosistemas

Planea una reforestación para los meses de mayo o junio, temporada de lluvias, para aprovechar el agua y que tu árbol tenga más posibilidades de crecer fuerte. Reforestar brinda oxígeno al planeta, disminuye la contaminación y devuelve el agua a la atmósfera por medio de la evaporación. Además, los árboles retienen el agua de lluvia permitiendo que se filtre a los diferentes mantos acuíferos, entre más árboles y vegetación haya, menos posibilidades de sequía existen. 

  • Disminuye tus compras de ropa y reutiliza

De acuerdo con el portal de agua.org.mx, se necesitan 2,700 litros de agua para producir una playera de algodón. De hecho, la industria textil es la que mayor huella hídrica tiene en el mundo, por consumo de este vital líquido pero también por contaminación al utilizar químicos para teñir, desteñir, ablandar, etc. La próxima vez que estés por comprar una prenda, desde unos calcetines, hasta una chamarra, hazte la pregunta sobre si realmente lo necesitas y trata de conocer el origen de esa prenda. Algunas marcas ya cuentan con productos que cumplen estándares de cuidado ambiental.

  • Reduce tu consumo de carne

Según datos de la UNESCO, producir un kilo de carne vacuna equivale a 100 veces la cantidad de agua potable que consume una persona. En México, quince estados de la región norte y centro están sometidos a un estrés hídrico extremadamente alto, lo que significa que consumen entre el 80% y el 100% del agua disponible cada año. Aunado a esto, un gran porcentaje de las cosechas que alimentan a los animales proceden de países en vías de desarrollo por lo que impacta doblemente a países donde el agua es más escasa. Puedes comenzar uniéndote a los #LunesSinCarne, #MeatlessMonday o te recomendamos que la próxima vez digas no a la carnita asada.

  • Consume frutas de temporada

Al incluir fruta de temporada en tu dieta contribuyes a la sostenibilidad del sistema alimentario porque respetas el ciclo natural de producción y se aprovecha de manera apta el agua, de igual forma, reduces el consumo energético y se emite menos dióxido de carbono ya que no es necesario transportarla desde zonas de cultivo más alejadas. Al comprar fruta de temporada en tu localidad, colaboras con el comercio local y generas riqueza en tu entorno.

  • Recolecta agua de lluvia

Colocar contenedores para captar el agua de lluvia, beneficiaría a las comunidades rurales y urbanas, ya que puede almacenarse para cuando haya falta de lluvia. Un uso común es utilizarla para regar árboles y jardines o en las descargas del sanitario. Reciclar el agua asegura su máximo aprovechamiento. 

  • Cuida el agua

Disminuye el tiempo en la regadera, cierra la llave del agua para evitar que se desperdicie, arregla las fugas de agua y cierra la llave mientras te lavas los dientes. 

  • Evita la contaminación del agua 

No apliques pesticidas ni fertilizantes en tu jardín, no viertas productos tóxicos como aceites, pinturas, disolventes y productos de limpieza en agua pues podría contaminar miles de millones de litros de agua, utiliza productos ecofriendly o productos naturales. 

La esperanza no es una estrategia, y el cambio climático ha afectado el ciclo del agua como lo conocíamos. Estamos a tiempo de revertir los terribles efectos que trae consigo el cambio climático, el conjunto de acciones individuales contribuyen de forma positiva al medio ambiente y a nuestro entorno. Si quieres conocer más sobre las soluciones ante el cambio climático, puedes solicitar una plática virtual gratuita en las redes sociales de Climate Reality Project @ClimateLatino para tus familiares, amigos, vecinos, empresa o escuela. Es tiempo de tomar acción urgente y lograr un futuro sostenible para las próximas generaciones. 


Fundada por el Premio Nobel y ex vicepresidente Al Gore, Climate Reality Project trabaja para catalizar soluciones globales a la crisis climática, haciendo que las acciones urgentes sean una necesidad en todos los niveles de la sociedad. Con un movimiento mundial de más de 5 millones de personas y una red comunitaria de 31,385 activistas formados como líderes climáticos, The Climate Reality Project comparte la verdad sobre la crisis climática y construye apoyo ciudadano para impulsar soluciones de energía renovable y sustentabilidad. Para más información, visita www.climaterealityproject.org o síguenos en Twitter @ClimateLatino