El pleno de la Cámara de Diputados aprobó reformas al artículo 9 de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, por lo que ninguna autoridad podrá prohibir, negar, limitar o restringir el acto de amamantar en espacios públicos.

La diputada Fabiola Loya Hernández, de Movimiento Ciudadano, quien promovió la iniciativa, explicó que se trata de proteger el derecho humano de niñas, niños y madres a la lactancia materna, mediante políticas de prevención, sensibilización y eliminación de toda conducta discriminatoria en su contra.

Consideró inconcebible y absurdo que en la actualidad las madres mexicanas sean discriminadas por una acción tan natural como es alimentar a sus hijos e hijas en lugares públicos. Además, dijo, es considerada por especialistas como la forma más eficaz de asegurar la supervivencia infantil, y reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama y cervicouterino.

Con esta reforma se reconoce el derecho de las mujeres en México a amamantar a sus hijos en lugares públicos, y se erradica la discriminación de quienes deciden hacerlo.

Limitarlo no sólo contraviene disposiciones jurídicas en materia de discriminación, sino que podría violentar otros derechos humanos.

El dictamen sostiene que amamantar en público significa no sólo el ejercicio del derecho a la lactancia y el ejercicio del derecho a la no discriminación, sino que implica el ejercicio de los derechos humanos a la salud y a la alimentación.

Al presentar el dictamen, Ruiz Lustre mencionó que tal acción debe verse como una actividad normal, y llamó a acabar con los prejuicios y legislar por las necesidades de las personas.