Yazmín García Muñoz, Coordinadora del área Empresa- Fundación Legorreta Hernández, es economista de profesión y enfocada al Desarrollo Social de México y  asesora de Grupo Apícola Texán Palomeque.

“Miel Muuk’ Kaab es resultado de combinar el conocimiento heredado de nuestros padres y abuelos,  con las técnicas actuales de producción apícola”, explica García Muñoz.

La apicultura en Texán de Palomeque se inició hace aproximadamente setenta años cuando se fundó el primer apiario en un  rancho  llamado Muuk’ Kaab, en maya significa Muuk’: Fuerza y Kaab: Abeja, La Fuerza de las abejas. A partir de ese momento, más personas se interesaron en la actividad y establecieron apiarios, hasta  que en el 2006  decidieron conformar Grupo Apícola Texán Palomeque, el propósito fue conseguir apoyos por parte de organismos gubernamentales.  Sin embargo,  esta lucha se hizo por tres años sin resultados positivos, no importando esto, el grupo continúo trabajando la apicultura.

Bajo ese escenario en el 2010 Fundación Legorreta Hernández A.C., comienza con el Grupo Apícola Texán Palomeque, un acompañamiento basado en un programa de  asesorías y capacitaciones  que ha permitido desarrollar  las  habilidades y competencias empresariales  de cada uno de los integrantes. Las capacitaciones  han sido en cuatro áreas  básicas: Organización, administración y finanzas, producción y comercialización. Aunado a ello se han desarrollado estrategias de tecnificación de procesos para agregar valor a los productos, logrando un  producto final que ha penetrado en más y nuevos canales de venta, generando un aumento de ingreso en cada una de las familias.

De esta manera Fundación Legorreta Hernández  ha trabajado por más de  siete años con el Grupo Apícola, logrando el desarrollo  y crecimiento de  la marca Muuk’ Kaab. Generando con ello una valorización de la herencia productiva  a través del reconocimiento del potencial económico de la actividad apícola, sintiéndose una comunidad sostenible basada en sus saberes.

En palabras de las familias: “Este proyecto ha sido el impulso para que nos capacitemos  constantemente  y demostrarnos que somos personas  capaces de modificar nuestras condiciones  de vida, capaces de alcanzar mejores  oportunidades   para  cambiar el desarrollo de nuestras familias y comunidad”.

Reconocerse

En primera  derivado de la confianza  y la oportunidad que les brindó Wal- Mart al poder  acceder al mercado nacional, lo cual  ha permitido apreciar  y reconocer que miel Muuk’ Kaab tiene un valor agregado y es digna de competir en el mercado con las marcas de su categoría, lo cual lo han visto a través del aumento de las  ventas y el reconocimiento de los clientes.

Mejorar y ser responsables 

Para lograr cumplir en tiempo y forma los pedidos, ha sido necesario trabajar en equipo, capacitarse y mejorar continuamente  en temas de logística, envasado, etiquetado, manufactura de alimentos ,  administración, así como conocer y cumplir los parámetros y lineamientos de calidad del mercado. En  este programa  han vencido barreras desde perder el miedo a  expresarse  hasta ser capaces de viajar  fuera de su estado.

Trabajar con Constancia

Comercializar bajo este programa ha permitido motivar y  demostrar a su comunidad que sí se puede crecer en un proyecto como este, que todo sacrificio, todo reto a largo plazo trae recompensas, que una empresa no crece de la noche a la mañana, tiene que escalar, crecer paso a paso con paciencia, mejorando y aprendiendo del mercado. Están convencidos  que Muuk’ Kaab va a lograr que todas sus familias tengan una mejor calidad de vida.

Sentirse orgullosos y seguros

Sentirse  orgullosos en primera  instancia porque su producto y nombre está  a nivel nacional en las tiendas de  esta cadena  comercial y  con los conocimientos adquiridos durante todo el proceso de comercializar con Wal-Mart, se sienten con mayor seguridad para poder recorrer el camino necesario para ingresar a cualquier otra cadena comercial como proveedores y de ofrecer la Miel  Muuk´ kaab.

Yazmín García Muñoz comparte una frase que la inspira “en nuestra vida, nuestra familia y nuestra comunidad todas las  acciones positivas suman, podemos  hacer centímetros para juntos lograr kilómetros”.

Recomienda a las emprendedoras estar convencidas  y  creer en  su proyecto, que la innovación forme parte de su esencia en la  generación de sus ideas, para mejorar los  productos, procesos y gestión de las diferentes áreas.

“Cada día  es un reto y una oportunidad para alcanzar nuestras metas”.

Más información en www.legorretahernandez.org