Estas son siete claves que formaron parte del éxito de Henry Ford, fundador de la compañía Ford Motor Company.

Aunque parezca contradictorio destacar en este momento, las frases del fundador de una compañía que hoy cancela en México una inversión de mil 600 millones de dólares para una nueva planta automotriz en San Luis Potosí, que de acuerdo con los analistas forma parte de una fuerte disminución de la inversión estadounidense en México y un repunte de la inflación, es importante reconocer el talento que tuvo este empresario para innovar, implementar eficaces métodos laborales y visión para expandir su mercado para colocar en lo alto su marca.

y permanecer en el mercado hasta nuestros días.

  • El secreto de mi éxito está en pagar como si fuera pródigo y vender como si estuviera en quiebra.
  • Los obstáculos son esas cosas espantosas que ves cuando apartas los ojos de tu meta.
  • Solo hay algo más caro que formar a las personas y que se marchen: no formarlos y que se queden.
  • Cuando todo parezca estar en tu contra, recuerda que los aviones despegan con el aire en contra, no a favor.
  • La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos.
  • Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estas en lo cierto.
  • Dejar de hacer publicidad para ahorrar dinero, es como parar tu reloj para ahorrar tiempo.

Henry Ford fue un pionero del estado de bienestar a través de la sociedad de consumo. Buscó mejorar el nivel de vida de sus trabajadores y reducir su rotación. La eficiencia suponía contratar y mantener a los mejores trabajadores. El 5 de enero de 1914, Ford anunció su programa retributivo de 5 dólares al día. Este programa revolucionario también incluía la reducción de la jornada laboral de 9 a 8 horas al día, 5 días a la semana, así como el ya mencionado incremento desde 2,34 dólares al día hasta 5 para los trabajadores calificados.9

Ford fue criticado por Wall Street por haber implementado la semana de 40 horas y por establecer un salario mínimo. Sin embargo, demostró que un pago así permitía a sus trabajadores el comprar los mismos coches que producían, y que por lo tanto era bueno para la economía. Ford denominó a este incremento en los salarios como una forma de compartir el beneficio.

El empresario norteamericano tras haber recibido sólo una educación elemental, se formó como técnico maquinista en la industria de Detroit. Tan pronto como los alemanes Daimler y Benz empezaron a lanzar al mercado los primeros automóviles (hacia 1885), Ford se interesó por el invento y empezó a construir sus propios prototipos. Sin embargo, sus primeros intentos fracasaron.

Alcanzó el éxito hasta su tercer proyecto empresarial, lanzado en 1903: la Ford Motor Company. Consistía en fabricar automóviles sencillos y baratos destinados al consumo masivo de la familia media americana; hasta entonces el automóvil había sido un objeto de fabricación artesanal y de coste prohibitivo, destinado a un público muy limitado.

Con su modelo T, Ford puso el automóvil al alcance de las clases medias, introduciéndolo en la era del consumo en masa; con ello contribuyó a alterar drásticamente los hábitos de vida y de trabajo y la fisonomía de las ciudades, haciendo aparecer la «civilización del automóvil» del siglo XX.

La clave del éxito de Ford residía en su procedimiento para reducir los costes de fabricación: la producción en serie, conocida también como fordismo.