Alta costura y auténtica riqueza textil desarrollada por indígenas mexicanos es el sello de los diseños de Lydia Lavín.


Lograr el reconocimiento de la riqueza textil indígena desarrollada en el país entre los mexicanos, a través de una propuesta vanguardista, y posicionar sus diseños en el extranjero son dos de los principales éxitos de Lydia Lavín, Directora General de la empresa Asesor Text y de la marca Lydia Lavín.

Es pionera de este estilo que tiene como esencia la conexión entre la indumentaria tradicional del país, como una de las raíces mexicanas más importantes de nuestra identidad, y la alta costura.

La historia de esta experta en moda comenzó en su juventud innovando bajo los parámetros del conocimiento y la experiencia de profesionales en el tema de diseño textil mexicano. Involucrando técnicas tradicionales de tejido de las comunidades indígenas mexicanas para darle originalidad, estilo y calidad a su propuesta.

¿Cuándo descubres la belleza del diseño textil mexicano?

El inicio de mi carrera comenzó mientras estudiaba la licenciatura de Diseño Gráfico, al conocer a Marta Turok, reconocida antropóloga mexicana, quien impartía la materia de Diseño Textil Mexicano. Esta materia cambió mi vida porque conocí un México alterno que muchas personas no conocíamos en esa época que era el mundo indígena.

¿Cuándo comenzaste a trabajar con las comunidades indígenas?

El tema me apasionó tanto que Marta Turok me invitó a trabajar como adjunta en su materia, me involucré tanto en el tema que un año y medio después comencé a impartir esta cátedra que estaría a mi cargo los siguientes 16 años. Trabajando a la par para el Instituto Nacional Indigenista y el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías, Fonart, visité varias comunidades de diferentes estados del país, el trabajo consistía en la recuperación de los textiles que se estaban perdiendo porque había mucho abandono de las técnicas tradicionales.

Trabajamos en varias zonas, pero para mí fue muy representativo trabajar con las comunidades de los Amuzgos de Guerrero y Oaxaca. Fue cuando pensé que algún día trabajaría con ellas, pero como diseñadora.

¿Por qué surge Asesor Text?

Hace 22 años emprendí con Asesor Text, un despacho especializado en dar asesoría a marcas en el área de diseño y empresas mexicanas, para conceptualizarlas, definir clientes, hacer colecciones y fortalecer su ADN.

La idea del despacho surgió cuando fui Coordinadora de la Carrera Textil en la Universidad Iberoamericana, para evitar que la cerrarán porque al tener poco tiempo, tenía pocos inscritos. Así es que para generar más flujo de estudiantes busqué a mis conocidos de la industria textil y de la moda, para empezar a hacer proyectos reales en la universidad.

A través de Asesor Text dimos asesorías para fortalecer a marcas como Julio, Scappino y Ferrioni. Con Liverpool participé en la realización de sus propias marcas, trabajamos en ese proyecto ocho años. Después hicimos mercado popular para Comercial Mexicana, Walmart y Suburbia, otros proyectos importantes con el despacho fueron producir ropa masiva para Almacenes García. En ese momento, hace 11 años, decidí que si estaba creando para otras personas sería momento para hacer mi propia marca.

La marca Lydia Lavín cumple 11 años

Hace 11 años, cuando nació la marca Lydia Lavín, comencé a trabajar con las comunidades indígenas, lo que representó un vuelco para la marca.

¿Por qué representó un vuelco?

Al principio del proyecto, no lograba comunicarles a las mujeres que el estilo que proponía no era un disfraz, sólo era importante hacer visible los modelos artesanales mexicanos que están en manos de los artesanos mexicanos a través de diseños vanguardistas, con un nuevo estilo.Fue un reto en un mercado que prefería los diseños extranjeros.

Por eso, uno de mis principales logros es haber impulsado el gusto del textil mexicano en la alta costura, tanto que varios colegas se han animado a seguir con lo que nosotros empezamos.

¿Cómo logras posicionar tu marca?

Empezamos a tener reconocimiento internacional. Nos invitaron a varias plataformas en Estados Unidos; en Fashion Group presentamos en Nueva York y en Fashion Week en Argentina, Berlín y Madrid. Estos espacios colocaron al diseño mexicano como una propuesta muy interesante y atractiva dentro de la ola de la moda étnica global.

¿Cómo ofrecer nuevas propuestas?

Las personas tienen la percepción de que en México no hay moda y la verdad es que con la amplía experiencia que tengo puedo asegurar que no es así. México desde la época colonial se ha preocupado por estar a la moda y, si bien es cierto, copia tendencias internacionales hay un gusto muy particular por la tela, el color y una buena presentación.

A los diseñadores les digo que sólo es cuestión de atreverse para tener un estilo propio y definir claramente a qué consumidores te dirigirás para tener más oportunidades de venta.

En México, la moda se está diferenciando de las marcas económicas internacionales por un diseño personalizado. Hemos tenido gran oportunidad de crecimiento algunos diseñadores independientes o que tenemos nuestra propia marca, porque ahora las personas ya no se quieren verse igual que todo el mundo. Entonces tienen oportunidad de hacer su propio outfit.

¿Qué diferencia a Lydia Lavín de su competencia?

Lo interesante es que las personas saben que es una marca solidaria que ayuda a las comunidades indígenas, tanto en salvaguardar y dar a conocer las técnicas mexicanas como en hacer tratos justos con los artesanos, buscando el trabajo colaborativo. Se trata de proponerles el tema y hacerlas socias y pagarles regalías de las producciones que se han vendido.

Otra particularidad es la innovación tanto en diseño, como en enseñarles a las artesanas a innovar en sus propias técnicas, utilizando nuevos materiales, otras formas de bordado y de costeo del tiempo que están invirtiendo en su bordado. Cada año sumamos una nueva comunidad para trabajar con ella y trabajan con varias al mismo tiempo para diferentes proyectos. Cabe destacar que 80% de trabajo en las comunidades es con mujeres contra 20% con hombres.

“Soy realmente amante de mi país y de que se pueda generar empleo”.

Más sobre la empresaria Lydia Lavín 

Lo que se hereda no se hurta

Visionaria y dedicada, lo más probable es que lo heredo de su papá quien tuvo una fábrica de tejido de punto para dama, llegó a tener 16 tiendas, 500 empleados y trajo a México máquinas italianas. Ella trabajó con él desde muy pequeña. La enseñó desde barrer, cortar la tela, todo. Y cuando tenía 16 años, ante una emergencia diseñó su primera colección para la empresa de su padre, a partir de ese día y hasta 1983 fue la diseñadora de la fábrica.

“Ahora trabajar con mi hija y mi hijo me hace recordar cuando trabajaba con mi papá”.

Colecciones

Tiene colecciones primavera -verano y otoño-invierno que son las más importantes pero también tienen una colección de verano y para el mes patrio. Ella se encarga personalmente de proyectos especiales y los cortejos de bodas y los looks para estancias. Su hija se enfoca en la parte casual.

Retos

Uno de los retos es trabajar en lugares de violencia extrema donde están sus artesanos como lo es Michoacán, Guerrero, Chiapas y Nuevo León. Por eso para la siguiente colección están trabajando en la conceptualización será el tema de Guerrero porque es uno de los más golpeados por la inseguridad y por el vivir día a día en esta tierra.

Otros son retos de fluctuación del peso, menciona, porque hay telas que tienes que comprar de importación porque México, por ejemplo, no vende sedas, ni lino, lo que más produce es algodón y fibra sintética.

Admira a…

Marta Turok, Ruth Lechuga y desde luego a Frida Kahlo, por su valor al vestirse con ropa típica mexicana, a pesar de haber sido señalada en muchos lugares como alguien fuera de lugar o desfasada en el tiempo, pero dando a conocer a este hermoso México a través de su vestimenta.

Frase favorita

“Al andar se hace camino y se hace camino al andar”, de Joan Manuel Serrat.

Color preferido

Fiusha, porque es el color que mejor nos representa, por la síntesis de color, sabor, vegetación.

Proyecto a corto plazo

Debido a que el algodón mexicano debería ser más valorado, están trabajando un proyecto con Guerrero para estimular el conocimiento del algodón de colores naturales y los beneficios de esta tela, ya que al ser una fibra natural no provoca cansancio y es totalmente orgánica.

Define éxito 

«El éxito puede medirse de muchas maneras, en este caso no sólo es ganar dinero, es lograr comunicar a través del diseño».