Las rentas vitalicias, esquema por medio del cual un trabajador elije a una aseguradora para que le pague su pensión, “sigue siendo una adecuada opción” que ofrece al trabajador importantes beneficios, aseguró la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

El órgano regulador del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) precisó que dicho modelo ofrece al trabajador una cobertura para él y sus beneficiarios, certidumbre, protección contra la inflación y contra el riesgo de vivir más de lo esperado.

No obstante, “los ahorradores deben estar plenamente conscientes de que dichos beneficios conllevan un costo, que resulta inevitable absorber a la hora de contratar una renta vitalicia”.

Expuso que se debe tener en mente que la contratación de una renta vitalicia es una decisión irreversible, lo que obliga a los pensionados a tomar una selección adecuada e informada sobre qué aseguradora le brinda mayores beneficios, de acuerdo con sus intereses personales.

Las Leyes de Seguridad Social indican que la renta vitalicia es una modalidad de retiro en la cual, por medio de un contrato, una aseguradora se obliga a pagar de manera periódica una pensión durante toda la vida del pensionado, a cambio de recibir los recursos acumulados de la cuenta individual que tiene en la Administradora de Fondos para el Retiro (Afore).

Entre los beneficios, destacó que son productos que garantizan una fuente de ingresos de por vida. “Los pensionados quedan cubiertos hasta su fallecimiento, sin importar el número de años que pudieran sobrevivir al retiro, también protege a los beneficiarios».

Ofrecen una cobertura contra la inflación, que puede llegar a ser un factor muy negativo para las pensiones, por lo que contar con una protección de por vida para este problema resulta una de las fortalezas de la renta vitalicia.

Por el contrario, hay muchos factores que impactan en el precio de una renta vitalicia, como son el saldo pensionario que el trabajador acumuló durante su vida laboral (entre mayor es el monto, más grande será el monto de la pensión), la esperanza vida de los mexicanos.

Tiene un costo adicional por protección por beneficiarios y también considera riesgos de longevidad, riesgos financieros y los gastos administrativos, precisó la Consar.

La Comisión subrayó que el monto total de recursos que el trabajador acumuló durante su vida laboral en una Afore serán cedidos completamente a la entidad aseguradora y ésta los administrará para efectuar el pago de pensión.

En caso de fallecimiento prematuro del pensionado no se podrá retirar el saldo restante en la cuenta. Una vez que el trabajador realice la selección de la aseguradora que pagará su renta vitalicia, el monto de la pensión estará indexado al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) con lo que se garantiza que no haya pérdida de poder adquisitivo.

Sin embargo, en escenarios de excelentes rendimientos reales generados, la pensión no podrá gozar de incrementos más allá de la inflación, precisó la Consar.

Con información de Notimex.