Dirigirse a una audiencia o equipo de trabajo puede resultar muy desafiante. Si a ello se agrega que hay que hacerlo en inglés, entonces el nerviosismo suele jugarnos en contra. Para evitar que se convierta en una mala experiencia y transformarla en una oportunidad de exponer nuestras ideas con fuerza, confianza y seguridad, Keri Craig, Directora del Teaching Centre de British Council, comparte las siguientes recomendaciones:

  1. Prepárate, estudia y escribe: Cuando sepas sobre qué tema quieres hablar, busca la mayor cantidad de información. Luego escribe tu discurso en papel y comienza a practicarlo en voz alta. Esto te ayudará a cuidar la pronunciación, ritmo y entonación de voz, de acuerdo al público al que desees dirigirte. Pronto te darás cuenta que irás resumiendo el tema, a la par de destacar ideas y mensajes clave que podrás transcribir en una pequeña ficha.
  1. Desafíate a ti mismo: Practicar frente a un espejo ayuda a que te des cuenta de cómo te mueves, la forma en que gesticulas, y el tono que empleas. Si te distraes con este ejercicio, otra alternativa es grabar tu discurso para que, una vez que lo escuches, detectes tus errores y puedas mejorar el ritmo y enfatizar los mensajes que consideres más importantes.
  1. Critícate constructivamente: Grábate en video, así te darás cuenta de las manías que se te desatan con los nervios. Por ejemplo, mover las piernas sin control o jugar con las manos y pelo, son factores que, además de restar seriedad a tu presentación, distraen al público al que te diriges. Ser consciente de estos movimientos te ayudará a controlarlos.
  1. Utiliza frases de transición: Es muy común escuchar un “este” sostenido por un segundo o más, en muchas personas al iniciar una oración o debate. Esto sucede cuando se enfrentan a una pregunta o comentario sorpresivo. Para ganar tiempo y pensar una respuesta, puedes contestar con ciertas frases que te den un par de segundos más. Por ejemplo: Wow, that is a really interesting question (“Vaya, esa realmente es una pregunta interesante”).

 

  1. Usa activamente tu vocabulario: Aunque seas impecable en gramática y comprensión, es indispensable que socialices y practiques vía oral. De esta forma evitarás trabarte y podrás hablar fluidamente frente a tu equipo de trabajo o audiencia que, por supuesto, te prestarán toda la atención.

British Council es la organización del Reino Unido para el intercambio cultural y educativo. Tiene presencia en más de 100 países alrededor del mundo y más de 75 años de experiencia en educación infantil.

Llega a más de 100 millones de personas en más de 100 países de todo el mundo y cada año realiza más de 37 mil exámenes oficiales de la lengua inglesa. En México, cada año cerca de dos millones de personas se aproximan a los productos y servicios de la institución, entre los que destacan los cursos de inglés para principiantes y también para estudiantes avanzados que requieren aprender el idioma con fines de negocio.