Obtiene el país 44.3 puntos de un total de 100 en el Índice Global de Pensiones de Melbourne, que es la comparación más completa a nivel mundial de sistemas de pensiones globales


México obtuvo 44.3 puntos de un total de 100 en el Índice Global de Pensiones (Melbourne Mercer Global Pension Index) en 2016, una caída importante en comparación al 2015, donde registró un puntaje de 52.1.

De esta forma, el sistema de pensiones mexicano se ubicó en la posición 24 de 27 países que conforman el Índice, permaneciendo en último lugar en cuanto a la métrica de “integración” (uno de los tres subíndices), que evalúa qué tanto la legislación permite complementar con planes privados al sistema público.

La caída se explica porque en su edición 2016, el Índice considera la inclusión del pago de la pensión universal que afecta hacia la baja el promedio de pensión general en el país.

La pensión universal es otorgada a las personas de más de 65 años con montos de hasta 580 pesos al mes, de acuerdo al reporte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico -OCDE- (Pension at a Glance 2015).

De acuerdo al informe, el envejecimiento acelerado de la población, la disminución de las tasas de natalidad, así como la falta de sistemas de retiro sólidos, llevará a numerosos países a enfrentar la difícil tarea de otorgar jubilaciones adecuadas para sus ciudadanos de la tercera edad.

En su octava edición, el Índice Global de Pensiones de Melbourne 2016 (MMGPI, por sus siglas en inglés) lanza una severa advertencia a los gobiernos de todo el mundo para que tomen medidas inmediatas.

Según el Índice Melbourne, México bajó de la clasificación C (en 2015) a la D en 2016 (en el reporte, la clasificación va desde A hasta E), lo que puede definirse de la siguiente manera: “El sistema tiene algunas características deseables, pero también tiene importantes debilidades u omisiones que necesitan ser abordados. Sin estas mejoras, su eficacia y sostenibilidad están en duda.

En términos de Sostenibilidad, México mantuvo una posición similar a la del año anterior, quedando en el lugar número 12 (bajando apenas un puesto).

“El sistema de Retiro de México es considerado más sustentable que en países como UK, Francia, Alemania y Austria, debido a la última Reforma del Sistema de Seguridad Social en donde pasó de un esquema de Beneficio Definido a uno de Contribución Definida (Afores)”, destacó Enrique Marín, director de Retiro de Mercer México.

El peor resultado que registró nuestro país fue en el subíndice de Integridad, donde se coloca en último lugar. Lo anterior debido al bajo nivel de regulación de incentivos fiscales para complementar con ahorro voluntario y planes privados, la falta de control de riesgos y compliance, así como la posibilidad de tener planes de Beneficio Definido no fondeados.

En el subíndice de Adecuación, en donde se registra el ajuste de la pensión universal, México cayó a la penúltima posición, quedando por debajo de África del Sur. Además, hay áreas de oportunidad en los planes privados en las empresas, en relación a la práctica de pagos únicos (en lugar de pensión mensual), así como de bajo nivel de reemplazo esperado en la jubilación.

El Índice Global de Pensiones de Melbourne es la comparación más completa a nivel mundial de sistemas de pensiones globales, abarcando este año cerca del 60 por ciento de la población mundial y midiendo 27 sistemas en función de más de 40 indicadores con el fin de evaluar su adecuación, sustentabilidad e integridad. Incluye diversos países de América, Europa y Asia-Pacífico y este año, por primera vez, Malasia y Argentina.

Con el apoyo del Gobierno de Victoria, en Australia, y la participación de expertos en servicios financieros y de investigación de dicho país, el Índice es una contribución muy importante para los sectores de jubilación contributiva y servicios financieros.

El Índice es la principal herramienta de investigación disponible para orientar a los gobiernos en el desarrollo de políticas que otorguen beneficios adecuados y sostenibles para todos sus ciudadanos durante su jubilación.

Impacto del envejecimiento de la población

Este año, el Índice Global de Pensiones de Melbourne analizó el impacto del rápido envejecimiento de la población y la preparación de los sistemas de retiro de los países para enfrentar las fuertes presiones financieras que esto conlleva.

El autor del informe y Senior Partner de Mercer, David Knox, señaló que el impacto del aumento de la esperanza de vida, combinado con el descenso de la natalidad a nivel global, es mucho más significativo de lo que han reconocido numerosos gobiernos y comunidades.

“El reporte de este año incluye la tasa de dependencia de la tercera edad que despertará alarma en numerosas regiones. Las tasas son muy variadas, ya que predice que en Sudáfrica habrá un jubilado por cada 7 personas en edad de trabajar, mientras que en Japón el número desciende a un pensionado por cada 1.44 personas en edad de trabajar en el año 2040”, destaca.

Y advierte: “Es un imperativo político que todos los países, independientemente de su tamaño y su posición actual en el Índice Global de Pensiones de Melbourne, implementen los cambios necesarios en las políticas para enfrentar los retos que se presenten en el futuro como consecuencia del envejecimiento de la población a nivel global”.

El Índice Global de Pensiones de Melbourne recomienda los cambios urgentes que deben realizar los gobiernos para garantizar que los sistemas de retiro actuales sean sustentables y capaces de otorgar beneficios adecuados en las próximas décadas.

Los factores mitigantes que determinan la tasa de dependencia de la edad avanzada de cada país

El Índice Global de Pensiones de Melbourne muestra la posición relativa de la tasa de dependencia de la edad avanzada de cada país en relación con cinco factores clave:

  • La participación laboral de trabajadores mayores cuyas edades oscilan entre 55 y 64 años de edad
  • La participación laboral de empleados mayores de 65 años o más
  • El incremento de la tasa de participación laboral de personas entre 55 y 64 años de edad desde 2000 hasta 2015, lo cual determina si el país realmente tiene más personas trabajando en edades más avanzadas
  • El aumento proyectado del período de jubilación de 2015-2035 permitido por el incremento esperado de la esperanza de vida y el previsto de la edad normal de retiro para acceder a la pensión de la seguridad social o a la pensión financiada con fondos públicos
  • El nivel de activos de los fondos de pensiones expresado como porcentaje del PIB en cada país.

En opinión de David Knox, aunque estos indicadores no son infalibles, al menos son indicativos de las novedades que afectan la sustentabilidad y la confianza de la comunidad en el otorgamiento de los futuros beneficios de jubilación.

El verdadero impacto de la creciente esperanza de vida a nivel global

La esperanza de vida al nacer ha aumentado de 7 a 14 años en la mayoría de los países durante los últimos 40 años, lo cual equivale a un promedio de un año adicional por cada cuatro años (un resultado significativo que no puede ser ignorado ante el panorama actual de reforma del sistema de pensiones). Y lo que resulta aún más importante es que este incremento de una persona de 65 años de edad durante los últimos 40 años oscila entre 1.7 años en Indonesia a 8.1 años en Singapur.

“Independientemente de la cifra real que surja en los próximos 40 años, no hay duda de que las personas están viviendo más tiempo en edades más avanzadas”, según David Knox.

“Si no se realizan cambios en las edades de jubilación y en las edades mínimas para acceder a la seguridad social y las pensiones privadas, existirá una presión cada vez mayor sobre los sistemas de retiro globales, en detrimento de la seguridad financiera proporcionada a los adultos mayores de nuestra sociedad”.

¿Qué se puede hacer para fortalecer el sistema de pensiones de jubilación de Mexico?

El Índice Global de Pensiones de Melbourne reconoce la existencia de áreas de mejora en los sistemas de pensiones de jubilación de todos los países. Entre las posibles medidas para seguir mejorando el sistema de México se incluyen:

  • Incrementar el nivel de ahorro familiar
  • Aumentar el nivel de contribuciones fondeadas para que de ese modo crezca el nivel de activos (fondos) en el tiempo
  • Mejorar el marco regulatorio para el sistema de planes de pensiones privados
  • Elevar el nivel de deducibilidad fiscal en las contribuciones de las empresas e individuos para incentivar el nivel de ahorro y de las contribuciones

“La necesidad de los cambios regulatorios en línea con las recomendaciones del estudio, y principalmente en materia fiscal para incentivar la generación de ahorro de largo plazo, tanto para las empresas e instituciones, como para los individuos, son fundamentales para avanzar en la solución del problema social que se está detonando en nuestro país y que empeorará significativamente en el futuro de no realizarlos”, comentó Enrique Marín