La verdad es que el mundo está inundado de modelos de liderazgo, pero los resultados siguen decepcionando, porque los métodos existentes para identificar y desarrollar líderes no están funcionando como deberían.

El mundo del trabajo está cambiando significativamente, creando una brecha entre las ideas tradicionales de la efectividad del liderazgo y lo que realmente se necesita para impulsar el rendimiento empresarial en Human Age.

«Nuestro enfoque difiere de los modelos existentes de tres maneras clave: los resultados se definen no sólo en términos financieros sino también en las métricas que miden el impacto sobre la motivación de las personas; los facilitadoresinherentes están alineados con el reto de liderar en tiempos de cierta incertidumbre; y el desarrollo de las capacidades está reducido a aquellos que son más importantes para obtener los resultados deseados», explica el estudio Mayores posibilidades para liderar. Empieza a invertir en las personas adecuadas. Prediciendo, desarrollando y midiendo la efectividad del liderazgo en Human Age.

Panorama 

  • En de las empresas, 40% los líderes no están preparados para satisfacer los problemas del negocio que enfrentarán en los próximos tres a cinco años, informa el texto Desarrollo de liderazgo estratégico: Tendencias y acercamientos globales. Right Management y The Conference Board 2013.
  • Sólo 20% de los gerentes se identificaron como altos ejecutantes que han avanzado con éxito a niveles superiores de liderazgo, indica el estudio Cómo liberar el talento de alto potencial en su organización, Right Management 2014.
  • Sólo 13% de los altos directivos y gerentes de capital humano creen que sus organizaciones tienen amplias reservas de liderazgo, informa Gestión del talento: acelerarando el rendimiento empresarial. Right Management 2014.

¿Qué nos llevó a este modelo?

  • Empezamos observando cómo están cambiando las compañías y los mercados. Vemos cuatro grandes tendencias de transformación en el lugar de trabajo que afectan directamente al liderazgo:
  • Demografía / Escasez de Talento. Debido a los cambios demográficos y sociales, las empresas están luchando para encontrar personas que cuenten con los conocimientos y habilidades que se requieren en el mercado laboral actual. En 2015, más de un tercio de los empleadores en todo el mundo dijo que estaban teniendo problemas para cubrir puestos de trabajo debido a la falta de talento correcto. En la medida en que siga creciendo la demanda global de mano de obra altamente calificada, los líderes tendrán que alinear sus estrategias de talento con las de sus negocios para asegurarse de que disponen de las personas adecuadas en cada lugar, y replantear viejas suposiciones sobre los modelos de trabajo, las prácticas de las personas y de las fuentes de talento.
  • Cierta incertidumbre. En Human Age, las empresas ya no pueden mantener una ventaja competitiva sostenible. Para prosperar en medio del actual entorno de constante cambio y ambiente global, las organizaciones deben ser ágiles para anticipar y responder a las fuerzas económicas, demográficas y tecnológicas transformadoras que están cambiando al mundo. En estos períodos de constante incertidumbre, los líderes empresariales necesitan tomar acciones decisivas sobre la base de principios fuertes. Sin embargo, muchos reaccionan a la defensiva e irracionalmente o se paralizan frente a la crisis. Como resultado, las organizaciones se vuelven menos ágiles, decae el compromiso del empleado y la productividad disminuye. Para adaptarse a la mezcla de cambios sin precedentes que afectan a los negocios de hoy, las organizaciones necesitan líderes flexibles, ágiles y valientes que se sientan cómodos navegando en medio del riesgo; apasionados respecto a la inversión en oportunidades de desarrollo de habilidades para sus empleados; e innovadores en cuanto a la forma de aprovechar el talento para seguir siendo competitivos.
  • Nueva segmentación de los mercados.
    En la actualidad la voz del consumidor está dando forma a los productos y servicios a un nivel sin precedentes. Fortalecidos por la tecnología digital, los consumidores están utilizando sus teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos para obtener información y compartir, entre sí y con el mundo en general, opiniones sobre las compañías. Esta interconexión global ha llevado a los consumidores a esperar mayor valor y precios más bajos, mientras la competencia y la innovación se aceleran. Dada la escasez de talento y un lugar de trabajo más conectado hoy en día, los individuos de alto valor tienen mayor libertad para fijar las condiciones de su empleo y elegir dónde, cuándo y cómo quieren trabajar. La transparencia que brindan las redes sociales les ha dado a los candidatos más opciones y una mirada sin filtro de los puestos de trabajo y las empresas que están considerando.
  • Innovación tecnológica. Por primera vez, las personas pueden acceder a una gran cantidad de información de forma instantánea y desde cualquier lugar. La tecnología está generando nuevos modelos de negocio, y las organizaciones son cada vez menos jerárquicas y más fragmentadas. Las personas se encuentran dispersas geográficamente, pero conectadas de forma digital, y las «paredes» de la compañía se han vuelto permeables y flexibles. La combinación de talento y tecnología, y la toma de decisiones correctas acerca de internalización, externalización y colaboración requerirán ideas innovadoras de liderazgo.

Muchos de los modelos de liderazgo existentes fueron desarrollados para momentos en que las condiciones de negocio eran más estables, cuando el crecimiento era consecuencia de patrones predecibles, cuando los productores tenían más poder que los consumidores para dar forma a los mercados, y cuando la relación empleador-empleado era una calle de un sólo sentido. Hoy en día, el negocio es radicalmente diferente, y las empresas necesitan nuevos criterios para identificar y preparar a los líderes en el manejo de los desafíos, riesgos y oportunidades futuras. En Right Management, creemos que existe un modelo que puede ayudar a las organizaciones a predecir qué individuos serán eficaces en un mundo de cierta incertidumbre, al tiempo que las impulsa a ser exitosas.