Debido a que instituciones de salud alertan una epidemia de diabetes en México, al registrarse 94 mil muertes al año por esta enfermedad, es fundamental cambiar el estilo de vida de las personas que tienen este padecimiento, ya que en México sólo 20% del total de diabéticos lo hacen.

Con la declaratoria de emergencia que anunciaron diferentes dependencias del sector salud sobre la incidencia de diabetes y obesidad, se da el primer caso en la historia de país que se hace una alerta epidemiológica con una enfermedad crónica. Las enfermedades crónicas reducen la esperanza de vida de los mexicanos más que en otra época

De acuerdo con los reportes, a causa de la diabetes se logra observar un incremento considerable en la tasa de fallecimientos. En lo que va del año se tiene el reporte de 94 mil muertes. Lo alarmante es que se ha hecho tan recurrente el tema que en últimas fechas se toma a la ligera. Desde el 2000, la diabetes millitus es la primera causa de fallecimientos en México entre mujeres y segunda en hombres.

Frente a este panorama, no sólo basta tratar de prevenir que las nuevas generaciones padezcan la enfermedad, sino que las personas que ya la tienen logren vivir con la enfermedad. Incluso para algunas personas, por más paradójico que parezca, encuentran en la enfermedad aspectos favorables y que los lleva a adoptar un estilo de vida saludable. Sólo una cuarta parte de los enfermos por alteraciones metabólicas tiene controlados los niveles de glucosa.

Diferentes especialistas en entrenamiento y nutrición consideran que el problema se puede contrarrestar sólo con modificar nuestras rutinas diarias. Stella Harari, nutrióloga de Neem Project asegura que en México sólo 20% del total de las personas diabéticas cambia su estilo de vida al saber que tiene la enfermedad y 80% restante pese a tener la enfermedad mantiene sus hábitos.

Se han documentado casos de niños que desde temprana edad presentan la enfermedad y se ven impulsados a adoptar hábitos precisos en torno a la alimentación y de actividad física. Cuidar horarios de descanso y evitar al máximo seguir con una vida sedentaria permitiría que una persona con diabetes logre un estilo de vida como el de alguien sano.

Lidiar con la enfermedad conlleva a evitar las adicciones al alcohol o al cigarro. Sin embargo no hay necesidad de padecer una enfermedad para comenzar a cambiar nuestros hábitos.

Instancias de gobierno desde hace algunos años han lanzado continuas campañas de concientización sobre la diabetes, ya que el costo que representa tener una población con enfermedades crónicas es tan grande que se prevén dificultades para que en 2017 se tenga la capacidad para atender a las personas.

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social informan que tan sólo para combatir el padecimiento crónico de la diabetes, las autoridades gastan un total de 51 mil millones de pesos.

La principal barrera es pensar que no hay mucho por hacer, lo cual es falso ya que con los cuidados necesarios y una dieta balanceada permitiría que cualquier persona sin importar su edad pueda tener una vida plena.