El intercambio fácil y rápido de información es uno de los beneficios del almacenamiento de archivos en línea, pero hay riesgos al compartir dichos documentos, pues existe la posibilidad de que pueda ser robada la información o la identidad, destacó la empresa de seguridad Norton.Para evitar caer en las trampas de los criminales cibernéticos, recomienda a los usuarios tener precaución con los enlaces de descarga incluidos en correos electrónicos.

Aconseja sólo hacer clic si proviene de un remitente conocido y el mensaje es legítimo; no almacenar información sensible en estos servicios de intercambio; evitar descargar archivos de usuarios desconocidos.

Asimismo, cambiar la contraseña de manera periódica y establecer una sólida combinación que incluya números, símbolos, letras mayúsculas y minúsculas para dificultar cualquier ataque, así como usar un software de seguridad.

«Creemos que solo acceden a nuestros contenidos la gente que conocemos o con las que trabajamos, pero es imposible verificar la identidad real de quién está detrás de la máquina», dijo el ingeniero de seguridad Norton, Nelson Barbosa.