Si eres una de las personas a las que se les dificulta consumir suficiente agua todos los días, Susan Bowerman, Directora de Capacitación sobre la Nutrición de Herbalife, te da 7 tips para ayudarte a consumir más agua.


El cuerpo humano está compuesto de agua más que de cualquier otro componente, representa casi 70% de su totalidad. Los líquidos, participan en un número sorprendente de funciones importantes, es por ello que necesitamos consumir suficiente agua para que el cuerpo pueda digerir los alimentos apropiadamente, suministrar nutrientes a las células y deshacerse de las sustancias que el cuerpo no necesita.

Sin la cantidad de agua suficiente, se convierte en un reto controlar la temperatura del cuerpo, las articulaciones no tendrían la lubricación necesaria y los músculos se cansarían rápidamente: cada célula, cada tejido y cada órgano necesita agua para funcionar apropiadamente.

Si eres una de las personas a las que se les dificulta consumir suficiente agua todos los días, Susan Bowerman, Directora de Capacitación sobre la Nutrición de Herbalife, te da 7 tips para ayudarte a consumir más agua:

  1. Considera el agua: Considera la cantidad de agua que piensas tomar para ayudarte y podrás controlar el progreso a lo largo del día. Coloca la cantidad de agua deseada en una jarra en la cocina o mantenla sobre tu escritorio, esto te servirá como un recordatorio para tomar más, estarás motivado a medida que transcurre el día y te ayudará a alcanzar tu meta de terminarla.
  2. Enfríala: El agua fría parece ser más refrescante que el agua a temperatura ambiental. Trata de colocar una botella de agua en el congelador y cárgala contigo durante el día, se mantendrá fría por varias horas y a lo mejor te motivará a tomar más.
  3. Despiértate: La “boca seca de la mañana” es un recordatorio que la mayoría de nosotros, por lo general, está un poco deshidratado. Mantén un vaso de agua junto a la cama y tómalo a primera hora en la mañana, inclusive antes de levantarte.
  4. Toma sorbos: Intenta de tomar sorbos con un popote. Para algunas personas, usar un popote aumenta el consumo de líquidos; a lo mejor es algo divertido, o te impulsa a tomar sorbos más grandes. De cualquier forma funciona.
  5. Saboréala: Prepara tu propia agua esterilizada. Agrega rodajas de limón fresco o lima, algunos pepinos, unas bayas, menta fresca o una rebanada de jengibre fresco al agua, esto hace que el agua tenga un sabor especial y le da un sabor refrescante.
  6. Cómetela: Piensa en el agua como un aperitivo y comienza tu comida con un vaso de agua, te ayudará  a agregar más agua a tu día y controlar el hambre.
  7. Dale seguimiento: Así como el control de calorías que consumes puede ayudarte a perder peso, un control de la cantidad de agua que tomas puede ayudarte a lograr tus metas de consumo de líquido. Es por este motivo que mantener una jarra sobre tu escritorio funciona muy bien, en cualquier momento, puedes ver cuánto has tomado y cuánto más necesitas tomar antes de que se acabe el día. Si quieres utilizar la tecnología, existe una aplicación en el teléfono que te envía recordatorios para que tomes agua, mantiene tu progreso y hasta te felicita virtualmente cuando logras tu meta.