Tres aspectos importantes para conseguir un estado de calma y felicidad.


Conocido como el “hombre más feliz del mundo”, Matthieu Ricard es un monje budista que combina las enseñanzas del budismo con el conocimiento científico a fin de construir la felicidad o bienestar.

En su charla llamada The habits of happiness, emitida a través de la plataforma TED  (Technology, Entertainment, Design), ofrece una reflexión del significado de felicidad y de los mecanismos de pensamiento que deben trasformarse para conseguir un estado de calma y satisfacción.

En primer lugar menciona que es necesario entender la distinción clave entre felicidad y placer, este último es etéreo, depende de elementos exteriores para conseguirlo (tiempo, objeto, lugar) y que finalmente cuando se consume, aburre.

Un segundo aspecto que destaca es que la búsqueda de la felicidad fuera del interior no siempre resulta, por ejemplo, no hay garantía en ser felices aún teniendo todo; o intentando controlar el mundo y sus actores para solucionar algún problema, creer que se puede arreglar el exterior es a menudo un pensamiento ilusorio, afirma.

Como tercer recomendación, Matthieu Ricard habla de la importancia de la fortaleza interna, porque puede modificarse a través de un entrenamiento de la mente por medio de la consciencia. Es decir, por medio de esta “cualidad pura de ser conscientes es que existe la posibilidad de cambiar, porque las emociones son pasajeras y es este el entrenamiento de la mente”.

En otras palabras, existen diferentes estados de la mente, negativos y positivos, sin embargo, dos factores mentales opuestos, advierte, no pueden ocurrir al mismo tiempo, ni al mismo objeto, se puede pasar del amor al odio pero no experimentarlo en un mismo instante.

El antídoto natural para cada emoción destructiva a nuestro bienestar es su opuesta, regocijo frente a celos, benevolencia para odio, etcétera, esa es la manera de proceder.

Una alternativa general, es visualizar las emociones negativas, por si mismas y dentro de nosotros. Al sentir odio, ira, enojo, se produce un pensamiento obsesivo-compulsivo por el objeto que sólo seguirá perpetuándose, en cambio, si comprende de donde viene esa emoción, gradualmente desaparecerá.

Estudios aseguran que la plasticidad del cerebro puede cambiar, a que se refiere esto, las personas con mayor actividad en la corteza prefrontal derecha tienden a ser más depresivas, retraídas, no positivas, a diferencia de las que ocupan mayormente la parte izquierda, tendencia al altruismo, felicidad, a expresarse, etcétera, por esa razón es importante entrenar la mente, ya que determina la calidad de vida.