Pensar es el acto humano que nos diferencia de cualquier otra especie animal. Pensamos todos los días, constantemente, pero… ¿pensamos creativamente? ¿Aplicamos el pensamiento creativo a nuestras decisiones de vida o estamos tomando decisiones en base a opciones viejas y obsoletas por no darnos el tiempo de pensar en otras posibilidades?
El libro Creatividad para vivir, trata de la importancia de ser creativos al afrontar tanto lo cotidiano como lo extraordinario en nuestras vidas.
En entrevista exclusiva con Liderazgo y Estilo, el autor Rafael Calbet conversa sobre sus propuestas para bienvivir, sobre el papel de la mujer, de la violencia de género y del nuevo enfoque del liderazgo en hombres y mujeres.

¿Quién es Rafael Calbet?
Un ser humano en construcción y aprendizaje permanente, curioso impenitente y, al día de hoy, serenamente apasionado de vivir.

¿Dónde nació?
Nací en España y adoptado en México. En ambos casos orgulloso, pero no fanático. Me asustan los nacionalismos fanáticos. Me atrae más lo que une que lo que separa. Tengo un alma profundamente latinoamericana, he viajado prácticamente por todos los países latinos desde 1986.

¿Cuáles son sus credenciales académicas y profesionales?
Soy psicólogo, coach, consultor, conferencista y escritor.

¿Sus líneas de investigación se basan en el desarrollo profesional en las empresas?
Mi foco de interés ha sido siempre la mejora del bienvivir. A partir de ahí me interesó siempre la naturaleza del ser humano en todos los ámbitos de actuación.
Durante años me enfoqué en la transmisión de conocimientos sobre Liderazgo, pero me di cuenta de que, en general, eso producía un cambio voluntarista, que duraba unos días, porque se hacía desde la cabeza.
Hoy me interesa la transformación de culturas, equipos y personas. Cuando nos transformamos, desde el corazón, vemos, pensamos y sentimos diferente y ya no hay marcha atrás, hemos crecido. Yo ya no les digo qué hacer. Ellos saben mejor que yo lo que quieren y pueden hacer.

¿Qué le orilló de desenvolverse en un ámbito empresarial a escribir libros?
Siempre quise escribir, pero durante años me conformé con escribir cursos y talleres. No me sentía capaz de ofrecer más. Parte de mi proceso personal de crecimiento y descubrimiento, fue sentirme capaz de hacerlo y tener algo qué decir.
Escribo para aportar algo, para divulgar. No pretendo descubrir nuevas teorías, ni inventar, sino aportar formas y caminos para ver posible lo que a veces sentimos que es imposible. Y para eso, el mensaje debe ser trasmitido de forma sencilla pero no simple, ni desde luego innecesariamente erudita.
Mi idea es que leer mis libros resulte casi una conversación entre el autor y el lector.

¿Qué es la creatividad?
Podemos definirla como el arte o la técnica para resolver problemas de forma nueva u original.
La creatividad se alimenta de la imaginación. Sólo está en el mundo de las ideas, y se mueve bajo el paradigma de la cantidad; a mayor número de ideas, mayor posibilidad de tener una buena. Pero su objetivo es la innovación, de objetos, procesos o miradas ante la vida. Por ello, la innovación sí se mueve bajo el paradigma de la calidad. Quiero que la decisión, el producto de la Creatividad, sea realmente de utilidad.

La vida nos da infinitas sorpresas y cosas extraordinarias impensables o inimaginables, ¿realmente necesitamos creatividad para vivir?
Más que nunca, aunque esto que digo no es nuevo. Ya lo dijo (Albert) Einstein hace 100 años, cuando dijo que es más importante la imaginación que el conocimiento. El conocimiento sirve para resolver problemas ya conocidos, pero hoy todo conocimiento está escrito en algún lugar y accesible para cualquiera, pero la imaginación, la creatividad son cualidades inherentes a la persona y sirven para resolver problemas nuevos, donde el conocimiento o bien no ha llegado, o bien ya no sirve.
Y en este mundo tan cambiante, el conocimiento puede quedar obsoleto con mucha rapidez, pero la creatividad como cualidad no se gasta nunca.
Hoy es más complejo vivir, Bienvivir, que hace 50 años. Entonces era más duro, pero no tan complejo. Quizás hoy, el mayor problema que debemos resolver es aprender a bienvivir, y eso requiere un enfoque muy creativo, porque hemos crecido con muchos aprendizajes erróneos.

 ¿Por qué retoma a Leonardo Da Vinci  en su libros. Qué admira de esta artista que tiene múltiples talentos en distintas disciplinas?
Aún hoy, Leonardo sigue siendo considerado por los especialistas el hombre más inteligente de la historia. Desde el enfoque de las inteligencias múltiples de Gardner, él poseía todas, menos, posiblemente las de carácter relacional. Por supuesto, como no, admiro sus logros, pero sobre todo admiro su método, basado en siete etapas, increíblemente vigentes aún hoy en día. Fue el primer pensador sistémico de la historia.

Da Vinci tiene muchas obras, pero inacabadas; según los expertos, le atribuyen sólo dos o tres que fueron terminadas por el artista florentino. ¿Qué piensa usted del porqué no acababa o concluía sus obras?
Eso a mi parecer no tiene importancia ninguna. Una mente tan creativa y productiva se enfoca en la macro, en lo relevante, en lo estratégico, y es perfectamente capaz de delegar los detalles finales. Seguramente lo han hecho así muchos otros autores.
Nadie le quitaría mérito a un gran cirujano por el hecho de que limpiar y coser al enfermo lo haga otro médico. Ni a un gran arquitecto, etc… Leonardo es un artista. Una vez que la magia de una obra está creada, que es lo que él aporta, el equipo puede terminar con los detalles. Incluso me parece maravilloso que lo hiciera así porque creo que es una forma de desarrollar otros talentos.
Además, me parece una bella metáfora del bienvivir. Hoy, los logros me movilizan a la acción, pero no vivo preocupado por ellos, sino disfrutando el camino. Hago lo que puedo cada día, sin preocuparme tanto de si voy a alcanzar todos mis sueños. Hay siempre factores exógenos que los pueden impedir, y yo no voy a hipotecar mi felicidad por lo que no está en mi mano cambiar.

¿Qué piensa del liderazgo?
Me parece una cualidad esencial, pero he cambiado mucho mi enfoque con los años. Hoy creo que lo básico es el liderazgo de sí mismo. El único ser sobre el que tenemos poder real de transformación somos nosotros mismos. Sobre los demás solo tenemos poder de influencia. Por pura lógica, nuestro poder de influencia crecerá si nosotros hemos crecido. Es incompatible con la idea de liderazgo imponer los cambios. Las órdenes las da al jefe.
La tarea del líder es inspirar, ayudar a crecer, para lograr resultados. Inspirar primero la idea de posibilidad, y luego iluminar el camino para el logro. Nadie da el 100% de sí mismo solo por órdenes.
La tarea del jefe es lograr resultados. Generalmente eso indica una mentalidad a corto plazo. Por eso hoy tenemos en el mundo líderes tan pobres en general, porque piensan y actúan en el corto plazo.
Los grandes líderes, Gandhi, Mandela, Martin Luther King, soñaban con un mundo diferente, más allá de si lo lograban en vida o no. Sus acciones eran en tiempo presente, pero sus sueños eran para otras generaciones. Ninguno de ellos logró ver todos sus sueños en vida, pero hicieron y lograron cosas asombrosas.
Hoy solo hace falta ver los acuerdos de las Cumbres del Clima, en un período de emergencia climática, para observar la miopía de corto plazo que aqueja en general a los líderes mundiales de estos tiempos.

¿Cuál es el papel de la mujer en este siglo?
Fundamental. De la mujer como género, pero de lo Femenino como enfoque, que es aún más importante. El enfoque femenino es más integrador que el masculino, que tiende más a la confrontación.
Hoy, la mujer sigue luchando por equiparar sus derechos y posibilidades de desarrollo al de los hombre, pero no es una batalla que vayan a ganar solas. Es una batalla de todos. Es decir, el día en que los hombres desarrollen más su parte arquetípicamente femenina, su sensibilidad, su emocionalidad, su integralidad… ese día, la confrontación masculino-femenina dejará de existir. Todos seremos seres más completos e integrales, y la diferencia de género ya no será un factor de segregación.

¿Qué opina de este término “empoderar a las mujeres”?
Creo que las mujeres, igual que los hombres, se empoderan solas. No tenemos que darles permiso, y muchos menos enseñarlas. Lo que las mujeres gritan hoy es que aprendamos nosotros, los hombres, a dejar de considerar lo femenino como algo que debilita, o sobre lo que tenemos más poder.
Creo encarecidamente que este es el siglo de lo femenino. Está cerca el día en que se consiga superar la idea de lo masculino como algo superior. Los avances son muchos y las mujeres se están empoderando cada vez más rápido. Los lentos somos nosotros, el género masculino.
La gran causa de violencia de género que vemos hoy es un indicativo de la certidumbre del hombre de estar perdiendo la batalla. Los coletazos de la bestia herida son muy peligrosos, pero es indudable que el machismo dominador como ideología hoy, está herida de muerte. No muerta, pero sí a punto de sucumbir. Eso, en términos evolutivos, puede ser una generación más o dos, pero ocurrirá en este siglo XXI.

 

*Rafael Calbet, se une como columnista a Liderazgo y Estilo. Sus artículos serán publicados el jueves de cada 15 días.

 

Trivia:

A quien responda las siguientes preguntas se llevarán el libro «Creatividad para Vivir» de Rafael Calbet. Enviar sus respuestas a tonanzi.granados@liderazgoyestilo.com

1.- ¿Qué opina Rafael Calbet sobre el tema de liderazgo?

2.- ¿Qué piensa sobre el empoderamiento a la mujer?