Economista y feminista, así es la nueva directora general del FMI organismo que promueve la estabilidad financiera y la cooperación monetaria internacional.


Kristalina Georgieva fue electa como nueva directora general del Fondo Montenario Internacional, asumirá su cargo el 1 de octubre de 2019 y sustituirá a otra mujer, Christine Lagarde. Permanecerá en el cargo cinco años, con oportunidad de renovarlo por un periodo igual.

A través de su cuenta de twitter, afirmó que se siente honrado de haber sido seleccionado como Director Gerente de FMI y se comprometió a trabajar para construir economías fuertes que mejoren la vida de la población.

«Espero poder unirme al personal comprometido del FMI para servir a nuestros 189 países miembros. Juntos, trabajaremos para construir economías más fuertes y mejorar la vida de las personas en todas partes», escribió.

Georgieva señaló, en un comunicado, que llega al FMI «como una firme creyente en su mandato para ayudar a asegurar la estabilidad de la economía global y el sistema financiero a través de la cooperación internacional».

Georgieva, quien nació en Sofía, Bulgaria, en 1953, tiene un doctorado en Ciencias Económicas y una maestría en Economía Política y Sociología de la Universidad de Economía Nacional y Mundial de Sofía, donde se desempeñó como profesora adjunta entre 1977 y 1993.

En su timeline de Twitter, ha compartido parte de sus orígenes.

«Mis abuelos tenían muy poca educación. Mis padres terminaron la secundaria. Fui el primero de mi familia extendida en obtener un doctorado.

«De un pueblo en Bulgaria a CEO de la @worldbank– ¡así es como se ve la posibilidad! #InheritPossibility».

Se le reconoce por ser una feminista, comprometida con la igualdad de género y los derechos de las mujeres.

«Si las mujeres tuvieran las mismas oportunidades que los hombres para alcanzar su máximo potencial, el mundo no solo sería más justo, sino también más próspero», ha señalado.

Su largo andar

Durante su carrera académica, fue profesora visitante en la Escuela de Economía de Londres y en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.
En 2010, fue nombrada “Europea del Año” y “Comisaria del Año” por el semanario European Voice, por el liderazgo demostrado en la respuesta humanitaria de la UE a las crisis.

Entre los cargos que ha desempeñado se encuentran: directora general del Banco Mundial desde enero de 2017; presidenta Interina del Grupo Banco Mundial.

A partir de 2010, trabajó en la Comisión Europea, donde ocupó el cargo de Comisaria de Cooperación Internacional, Ayuda Humanitaria y Respuesta a las Crisis, y posteriormente como Vicepresidenta de Presupuesto y Recursos Humanos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) promueve la estabilidad financiera y la cooperación monetaria internacional; facilita el comercio internacional, promueve el empleo y un crecimiento económico sostenible y contribuye a reducir la pobreza en el mundo entero.