En muchas partes alrededor del mundo se celebran los XV años, sin embargo, se cree que dicha festividad proviene de las culturas Maya y Azteca, que realizaban rituales para comunicar públicamente que las niñas estaban pasando de la pubertad a la edad adulta.

Después de la colonización española, la celebración se fue transformando y hoy en día existen distintas tradiciones en torno a ella; hay algunas quinceañeras que desean una fiesta tradicional, mientras otras prefieren algún viaje u otro tipo de festejo.

A pesar de la transición de la celebración, la fecha no pasa desapercibida por las familias mexicanas y los regalos más comunes para las jóvenes son:

·         Accesorios: anillo y tiara: Existen anillos para todo tipo de personalidades, y este le da un toque femenino y de glamour a la quinceañera. Es importante considerar que de acuerdo al clima y la temperatura los dedos se pueden inflamar, por lo que hay que seleccionar la medida correcta del anillo.

Por otro lado, la tiara simboliza que la quinceañera es como una princesa, aunque a algunas ya no les gustan estas historias románticas y en ocasiones infantiles, si desean ser vistas con este halo de glamour y clase.

·         Zapatos de tacón: Si es la primera vez que la chica va a usar tacones – ya sea en la fiesta o al momento de cumplir 15 años-, se recomienda que se compren con algunos meses de anticipación y se utilicen esporádicamente para que se acostumbre el pie a la forma de caminar.

·         Perfume: Por lo general, los aromas dulces o frutales son los preferidos de las adolescentes.

·         Viaje: En la actualidad existen experiencias organizadas por expertos donde las chicas pueden viajar solas o con amigas por primera vez. Todo con total seguridad, garantizando un momento inolvidable para ellas.

Para esta celebración tan especial, BIZZARRO presenta la colección “Sweet dreams”, donde conjunta cinco joyas de oro amarillo y zirconias que simbolizan una corona cuyo brillo hará de los XV años un momento único.

Cumplir XV años es un momento inolvidable para toda mujer, por lo que obsequiar una pieza de joyería puede materializar las emociones y ayudar a recordar este momento tan especial, independientemente del tipo de celebración que la joven desee. Además de que al llegar a la madurez, ella pueda heredar las piezas a sus hijas u otros seres queridos, para que así pasen por muchas generaciones.