Pedir que el apellido materno vaya primero en el nombre de los hijos, es un derecho que puede tener cualquier mujer, aun cuando no sean madres solteras y sean divorciadas, casadas o vivan en unión libre.


Jessica Reinah Serrano ganó un juicio de amparo para que su hija Amelie sea la primera niña en el país que lleve primero el apellido de su madre antes que el de su padre.

Después de posponerlo por dos ocasiones, el Juzgado Quinto de lo Civil de Puebla entregó este día el acta de la niña con este orden de los apellidos, después de que Reinah recurrió a la justicia federal para apelar que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres en cuanto al nombre de sus hijos.

El juicio inició porque la niña tenía dos actas de nacimiento: la que tramitó primero ella como madre soltera, y otra que fue expedida posteriormente por el registro civil cuando su expareja decidió reconocer su paternidad sobre la menor.

El padre de la niña le mandó un correo con el siguiente mensaje: “para tu mala suerte en México primero está el hombre y después la mujer”.

La madre explicó que decidió promover este recurso legal porque le pareció que este cambio en el nombre de su hija atenta contra la igualdad de derechos entre la mujer y el hombre.

El juicio de amparo llevado bajo el número 1977/2015 es el primer caso nacional que reconoce el derecho de un hijo de ser registrado con el apellido materno antes que el paterno, por lo que marca un hito en la historia de los derechos de género.

“Es una bella sentencia que manifiesta que no sólo en tratados internacionales, en la constitución y en formas escritas se debe hablar de igualdad, sino en lo cotidiano”, expresó la mujer quien es abogada y empresaria.

Es importante mencionar que La ley sólo refiere que el niño o niña deberá llevar el apellido de los dos padres, sin especificar el orden, por lo que el hecho de que aparezca primero el del padre es producto de costumbres e inercias de una de una sociedad machista.