Los productos orgánicos son productos vegetales, animales o sus derivados, que se producen y elaboran con sustancias naturales.


En la producción de alimentos orgánicos no se emplean plaguicidas ni fertilizantes de síntesis química; están libres de hormonas, antibióticos, residuos de metales pesados, colorantes, saborizantes artificiales y Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

Los alimentos orgánicos se caracterizan por su alto valor nutricional, generalmente poseen una mayor concentración de minerales, vitaminas y otros nutrientes más que aquellos producidos en sistemas con alto uso de agroquímicos. Estos por su proceso de producción, están libres de residuos tóxicos, causantes de enfermedades y daños severos hacia la salud, por ello son asimilados de mejor manera en tu organismo.

El oxígeno es elemental para el surgimiento y conservación de cualquier forma de vida. En el caso de las frutas y los vegetales la oxigenación permite que estos alarguen su vida luego de ser cosechados, por lo que es importante que en cualquier ambiente en el que permanezcan respiren.

En la actualidad existen recipientes como los de Tupperware para refrigeración que están diseñados perfectamente para la conservación de este tipo de alimentos, generan un ambiente de atmósfera controlada (ACC) y regulan la cantidad de aire para cada tipo de fruta o vegetal, además tienen unas válvulas con las cuales se controla dicha respiración; esta marca creó éstos recipientes con una rejilla que impide que las frutas y vegetales estén en contacto con el fondo del recipiente de tal forma que nuestros alimentos quedan totalmente alejados de la humedad, prolongando así su duración.

Receta con base en productos orgánicos.

ALCACHOFAS A LA ROMANA

Ingredientes: (utilizar todos orgánicos)

4 alcachofas tiernas

Perejil

Menta

3 dientes de ajo

2 limones

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Preparación:

Lavar las alcachofas, eliminar las hojas exteriores hasta descubrir las hojas más claras y tiernas del corazón es importante cortar las puntas duras, dejando unos 5 cm del tallo unido al fondo.

Frotarlas por todos lados con limón para que no se oscurezcan.

Picar finamente el perejil, la menta y el ajo; mezclarlos agregando 50 ml de aceite de oliva, moviendo constantemente hasta obtener una mezcla homogénea y sazonar.

Abrir las hojas de alcachofa y colocar dentro de cada hoja un poco de la mezcla antes hecha, al terminar, unir de nuevo las hojas apretando hacia el centro.

Colocarlas así preparadas boca abajo y paradas en una olla teniendo cuidado de que no se vayan a caer durante la cocción.

Salar ligeramente y verter el aceite necesario para cubrir las alcachofas hasta la mitad, añadir el agua que haga falta para cubrirlas completamente.

Tapar el recipiente y cocinar a fuego medio hasta que se evapore completamente el agua.

Servir frías.

Contacto: @Fares_Kassis y en Facebook.com/Fareskassiskuri