Es complejo el tipo de liderazgo que requieren las mujeres indígenas en la coyuntura actual, Mirna Cunningham Kain, integrante de la Cátedra Indígena Itinerante de la Universidad Indígena Intercultural.


Con un ritual huichol dedicado a mujeres que han dado su vida por los derechos humanos, autoridades del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad de la UNAM inauguraron el 7o. Diplomado Intercultural para Fortalecer el Liderazgo de las Mujeres Indígenas.

Domingo Alberto Vital Díaz, coordinador de Humanidades de la máxima casa de estudios, dio la bienvenida al grupo participante, conformado por mujeres de México y Latinoamérica, y aseguró que el objetivo del encuentro es fortalecer el liderazgo del género femenino indígenas para la participación e incidencia política en sus distintos niveles de gestión.

Acompañado por José Del Val Blanco, titular del Programa, calificó como un acierto que en esta edición el tema del liderazgo se haga presente, toda vez que “son las lideresas quienes canalizan la energía, concitar voluntades e iniciativas para multiplicar sus efectos benéficos”.

Para Mirna Cunningham Kain, integrante de la Cátedra Indígena Itinerante de la Universidad Indígena Intercultural, es complejo el tipo de liderazgo que requieren las mujeres indígenas en la coyuntura actual.

Dijo que esas mujeres viven en una región que ha sido calificada como la “más desigual” de América Latina y destacó que en la última década se ha logrado que 70 millones de personas hayan salido de la pobreza y pasado a ser “clase media”.

Advirtió también que los próximos 10 años serán de incertidumbre, toda vez que la región ha logrado crecer económicamente en la actividad de los pueblos indígenas, aplicando un modelo extractivista que tiene que ver con la vida de esos pueblos, “pero también con una región que se caracteriza por la violencia”.

Cunningham Kain indicó que entre las prioridades de las mujeres indígenas está aplicar estrategias de lucha contra los distintos tipos de violencia, no sólo en los hogares y comunidades, sino también, por prácticas ecológicas y ambientalistas.

“No sólo necesitamos estrategias para cambiar el rumbo dentro de los hogares y comunidades, sino que debemos pensar cuáles son las estrategias para hacer frente a la violencia ecológica, espiritual, económica y militar”, dijo.

También, señaló que en la región existen muchas desigualdades hacia este sector, entre ellas, las tasas de mortalidad materna “que sobrepasan la media en algunos países de África, y que realmente nos colocan en niveles de tortura cuando nos referimos a lo que tienen que enfrentar mujeres embarazadas”.

Pugnó además por desarrollar capacidad de respuesta a la intersección entre las distintas formas de represión.

“La mujer indígena es indígena, es pobre, es discapacitada, puede ser lesbiana, o trans y vive a mil kilómetros de la capital y eso lo coloca en enorme desventaja”, refirió al tiempo que pidió además, la promoción de políticas públicas ante este tipo de situaciones.

Dijo que este diplomado se diseñó para que las participantes tengan las posibilidades de trabajar en sus niveles locales y nacionales.

“Lo que logramos es articular ejes de desarrollo sostenible, de derechos humanos, espiritualidad, revitalización cultural y principalmente, el empoderamiento como mujeres”, expresó.

Hasta el próximo 2 de julio, cerca de 30 participantes estarán en este evento en el se abordarán temas como derechos humanos, identidad, espiritualidad, derechos territoriales, derechos de las mujeres indígenas, acceso a la justicia intercultural y movimientos sociales, entre otros.

Con información de Notimex.